Tipos de alopecia

Generalmente, las alopecias se clasifican en dos grandes grupos: alopecias cicatriciales y alopecias no cicatriciales.


Alopecias cicatriciales:

Son aquellas que implican un daño, malformación o destrucción de los folículos pilosos. Son debidas a una enfermedad propia del folículo o independiente de él y suelen ser irreversibles. No existe ningún tratamiento que pueda recuperar folículos inertes.

Alopecias no cicatriciales:

Son muy comunes y presentan un mejor pronóstico. En ellas el folículo piloso no se destruye por completo, si no que todavía existe cierta estructura folicular que puede recuperarse mediante el estímulo. El folículo presenta una patología, pero sigue con vida, a excepción de los casos en los que la alopecia se prolonga durante periodos muy largos (como sucede en la alopecia común o androgenética). Generalmente, pueden mejorar o curarse por medio de tratamientos y en algunos casos incluso lo hacen espontáneamente.

Share this post